Ola lector ,  benvido  |  entra  |  rexístrate agora  |  Axuda?

Un joven denuncia que tres policías le insultaron y agredieron en el Orzán

Written By Virgulino on 18/8/09 | 9:10

Sostiene que los agentes, que iban vestidos de paisano, lo presionaron para que dijese que vendía hachís. La presunta víctima presentó un parte de lesiones en el juzgado de guardia
Tres y media de la madrugada del jueves al viernes en la zona del Orzán. Tres hombres salen de un 'pub' y presuntamente se llevan por la fuerza a tres jóvenes a la calle Cordelería, con poca iluminación y por donde en ese momento no pasaba nadie. Uno de ellos presentó ayer una denuncia en el juzgado de guardia en la que afirma que uno de los hombres, que se identificó como policía, lo insultó, amenazó y agredió para tratar de que reconociese que vendía hachís. El joven insiste en que ni siquiera fuma porros

http://www.laopinioncoruna.es/coruna-metro/2009/08/18/coruna--metro-joven-denuncia-tres-policias-insultaron-agredieron-orzan/312349.html

MARÍA PARDO | A CORUÑA Un joven presentó ayer una denuncia en el juzgado de guardia en la que acusa a tres hombres que se identificaron como agentes de la policía secreta de haberlo insultado y agredido en una calle próxima a la zona del Orzán. Según explica en el escrito que entregó en el Juzgado de Instrucción número 2, los hechos sucedieron alrededor de las tres y media de la madrugada del jueves al viernes, el día del concierto de Hombres G en la playa.

El denunciante sostiene que se encontraba en la calle Juan Canalejo, a las puertas de un pub, cuando vio salir a tres hombres que se encararon con un grupo de chavales a los que acusaban de estar fumando porros. X.D.F.P. y dos amigos con los que se encontraba se acercaron para ver qué sucedía, pues les parecía que la actitud de los tres varones que habían salido del establecimiento no era adecuada. Fue en ese momento cuando, supuestamente, los tres policías les exigieron que los acompañasen.

Los llevaron hasta la calle Cordelería a través de Cancela. X.D.F.P. sintió miedo y quiso regresar a la vía Juan Canalejo, por lo que inició una pequeña carrera que finalizó al comprobar que sus dos amigos no le seguían.

Consta en la denuncia que fue agarrado de nuevo por uno de los agentes, al que identifica en el escrito como el agresor. Según su versión de los hechos, uno de los policías se quedó un poco alejado con su amigo más corpulento, mientras que los otros los condujeron a él y al otro joven hasta una zona más oscura donde uno de ellos le dio varias bofetadas en la cara con la palma abierta, sobre todo en la zona de la mandíbula.

X.D.F.P. afirma que sólo él recibió golpes, y de uno de los policías, ya que el otro se limitó a insultarlo. El tercero no estaba presente en el momento de la agresión, pues se había quedado con el tercer joven un poco apartado.

Dice el denunciante que el agente, supuestamente de la policía secreta, quería que reconociese un delito de tráfico de drogas. Mientras le daba bofetones lo amenazaba con simular un delito de posesión de hachís y entregar droga en comisaría diciendo que se la había incautado. X.D.F.P. cuenta que no accedió a reconocer un delito que él no había cometido. "Ni siquiera fumo porros y tampoco los vendo", decía ayer el denunciante a las puertas del juzgado de guardia, todavía indignado por lo sucedido.

El joven insiste en que sabe que no todos los agentes son iguales. Tiene amigos que son policías nacionales y afirma que el cuerpo le merece todo su respeto, pero cree que los funcionarios denunciados -de los que desconoce sus nombres- no pueden dedicarse a proteger a los ciudadanos. "Con agentes así, en vez de sentirnos protegidos, le tendremos miedo a la policía", comenta.

La denuncia indica que los agentes no le pidieron la documentación hasta después de haberlo agredido y que ellos no le enseñaron la placa hasta que él se lo pidió. Tras la presunta agresión, que duró sobre un cuarto de hora, el joven acudió al servicio de Urgencias del hospital público coruñés, donde le hicieron un parte en el que constan lesiones en la zona mandibular.

Aunque no tiene hematomas visibles en la cara, el joven decía ayer que todavía tenía dolores y que no podía comer con normalidad por los golpes que presuntamente le propinó el agente.

Enviado usando Real Mail de Vodafone.

2 comentarios:

Publicar un comentario